Poesías de amor cortas

sábado, 31 de marzo de 2012

A ti

A ti mi gran amor,
que a pesar de la distancia,
y el tiempo sigue aquí,
aquí,
en cada latido de mi corazón,
en cada palabra,
en cada pensamiento,
en cada persona que veo
te quiero encontrar,
si tu mi amor,
mi verdadero amor,
aquel con el que por primera vez
conocí el amor,
te amo,
y el tiempo fue mi aliado
para que en mi corazón encontrarte,
ahí,
escondido pero no muerto,
esperando una señal,
para que mi amor
latiera mas fuerte a ti,
mi amor te escribo,
para que sepas
que este amor esta contigo
y ni el tiempo ni la distancia
dejarán que mi amor termine,
a ti,
mi amor esperado amor,
a ti,
que a pesar que no estas a mi lado,
te siento cerca,
para darme la fuerza que necesito,
a ti,
que eres
como un rayo de luz en la oscuridad,
a ti mi amor
que aunque el destino
a jugado con nosotros
mi amor sigue latiendo
aun mas que la primera vez,
a ti,
mi amor que hiciste sentir
el ser mas feliz
al tener un fruto de nuestro amor,
por eso quiero que sepas que a ti mi amor...
Te amo con todo mi ser.

domingo, 25 de marzo de 2012

Miedo de tu amor

Tengo miedo de tu piel,
porque me tiene atrapado
como una mosca en la miel.

Me dan pánico tus labios,
porque después de besarlos,
te juro cariño mío,
lo dulce me sabe amargo.

Me da miedo tu mirada,
bella, tibia, limpia, clara,
porque al cruzarme con ella
dentro de tus ojos vivo
y fuera no existe nada.

Tengo miedo de quererte,
porque después de probarte,
vivir sin poder tenerte
no es vida, es mil veces muerte.

sábado, 17 de marzo de 2012

Bella noche

Bella noche, iluminada
por luna y estrellas
¿qué deparas hoy para mi
en mis profundos sueños?

¿Estará él una vez más en ellos,
acariciando mi cara,
abrazándome, besándome ó
hablándome al oído?

Luna mágica y brillante
con tu luz guíalo hacia mi,
hazle saber ¡cuánto lo amo!
y que será siempre mi Eterno Amor...

Estrellas parpadeantes, que en
cada guiño que me dan
veo sus expresivos y
grandes ojos llenos de vida...

Parte de mi alma ya le
pertenece, él está en mí,
en mis sueños... Permíteme
Bella Noche, seguir durmiendo...